Lo bueno, lo malo y lo feo de la educación en línea – Capítulo 29. Proyecto 365

 

Hace una semana estaba entrevistando a una persona muy interesante. Entre las cosas que me contó una de las más interesantes fue la historia de su abuelo. Me comentaba que su abuelo ejerció por muchos años como periodista; llegó a ser presidente de la cámara de radiodifusión de su ciudad y que hasta llegó a ser alcalde. Todo eso lo logró con un título por correspondencia que lo certificó como periodista.

La oferta educativa digital

Obviamente los tiempos han cambiado y por correspondencia sólo recibimos los gadgets que compramos en Amazon o Aliexpress. Entonces, primero pensé: «¿qué está pasando hoy en día con la educación a distancia, pero principalmente la educación Online?».

Podemos encontrar una amplia oferta educativa de este perfil. Por un lado Universidades que te presentan planes de estudio no presenciales, donde descargas información y luego presentas un examen para validar el conocimiento. Plataformas como Open English, BLC4u para aprender inglés. También Platzi o Udemy. Dónde la primera, está más dirigida al sector de tecnología y Udemy con una abanico más variado. Por último YouTube y los Podcast donde nos podemos dirigir a temáticas concretas.

Educarse nunca sobra y son muchos los formatos. Lo que nos permite buscar el que nos acomode mejor a nuestro estilo de vida y nivel del contenido. ¿Entonces qué es lo bueno lo malo y lo feo que tienen estas ofertas? Para este análisis me concentraré en dos grupos YouTube y Plataformas de Cursos Online. Educación online

Lo bueno de YouTube

Los videos de divulgación de esta plataforma van de 10 a 40 minutos, aunque se pueden extender no es lo usual, lo realmente bueno es que a costo cero puedes obtener contenido que resolverá en corto tiempo tópicos variados, que van desde vídeos con un alto nivel técnico, como los tutoriales; hasta videos que tocan muy por encima los temas y permite al espectador tener una idea general de lo que se está divulgando sin abrumarse con tecnicismos.

Lo malo y lo feo de YouTube

Usualmente no presentan un hilo conductor entre un video y otro. Ya que para un grupo tan grande de usuarios resulta poco atractivo este modelo, prefieren contenido variado que los mantenga expectantes.

Hay mucha información poco fiable y muchas veces quien comunica no parece una voz experta del tema, sólo hay que ver canales dedicados al fitness y puedes encontrarte información tan contradictoria o calcada de otros canales mejor ponderados.

Lo bueno de Plataformas de Cursos

Lo primero, es que se resuelve el problema de YouTube del hilo conductor, ya que está centrado en que el usuario desarrolle secuencialmente y a su ritmo una serie de conocimientos que engloban el curso. La información que se dicta en los cursos en línea se toman el trabajo que sea información al menos correcta. Este modelo está diseñado a costo cero a partir del segundo usuario, lo que permite que el costo al público a muy bajo si se aprovecha correctamente.

Lo malo y lo feo de Plataformas de Cursos

El primer aspecto malo no es tanto un problema del curso en sí, pero al ser parte de su modelo de negocio igual lo incluyo, y es que el bajo costo inicial si somos poco disciplinados nos puede jugar en nuestra contra ya que estos cursos tienen periodos de uso y facturación mensual, al ofrecerte flexibilidad de horario podemos pasarnos uno dos meses en el curso y lo que inició en un monto despreciable para un curso termina costando tanto como una clase presencial o hasta una tutoría personalizada.

Lo segundo es que aunque la información es fiable, muchos de los que dictan estos cursos no tienen el curriculum, ni la experiencia de alto perfil. Y los ejemplos que podemos encontrar en la web “el caso airbnb, el caso Facebook, el caso de fracaso de Blockbuster”. Lo que lo hace aburrido, ya que no transmiten la pasión de un caso de éxito o la enseñanza de fracaso. Lo que obtengo como resultado es que no aproveche el 100% de la información que me transmite quien dicta la clase, no importa cuanto lo vea.

Independiente de lo anterior el conocimiento nunca es despreciable, si tenemos la determinación y ponemos en práctica rápidamente la información que hemos adquirido por estos medios digitales, el conocimiento se convertirá en acción y esta acción repetida se convertirá en habilidades que nos acompañarán a corto, mediano y largo plazo.

 

PROYECTO 365