Cada día más las grandes corporaciones mundiales están viendo a Latinoamérica como un mercado sin explotar, quizás el auge económico o las grandes conexiones que les da el Canal de Panamá al mundo, están poniéndonos en la mira.

Este es el caso de Google que está comenzando a ver a la región con buenos ojos, esta vez introduciendo de su línea de harware el Chromecast 3, pero veamos que tiene este aparato.

 

 

Diseño

El Chromecast es un dispositivo de seguridad circular con una circunferencia de 2 pulgadas que se conecta a la parte posterior de su televisor. Viene en color negro liso o blanco. Ambos lucen un pequeño logotipo «G». Por un lado, hay un cable HDMI incorporado al dispositivo, mientras que el otro aloja un puerto micro USB para la alimentación. (El Chromecast viene con un cable micro USB y un adaptador de corriente, aunque probablemente no necesitarás este último, a menos que tengas un televisor muy, muy antiguo, sin USB). También hay un botón que puede presionar reiniciar.

Debido a que el Chromecast vive detrás de su televisor, su diseño físico no es tan importante. Pero la última edición del dispositivo perdió una de mis características favoritas: un pequeño imán en el cable HDMI que le permite colocar el dispositivo cuidadosamente contra sí mismo.

 

Interfaz

La mejor razón para comprar Chromecast, como siempre, es que tiene la interfaz más simple y fácil de entender de cualquier dispositivo de transmisión en el mercado. Esto se debe a que Chromecast no requiere que aprenda un sistema operativo completamente nuevo o juegue con un control remoto. En cambio, tú controlas toda la experiencia desde su teléfono, tableta o computadora, lo que juega en tu contra si por alguna razón no tienes ninguno de los dispositivos ya mencionados.

Al instalar la aplicación Google Home en su dispositivo móvil o al hacer clic en la opción Transmitir en un navegador Chrome basado en computadora, simplemente puede «transmitir» cualquier contenido que esté viendo en su televisor. Esta no es una forma de duplicar la pantalla. En cambio, su teléfono simplemente le indica al Chromecast que vaya a recoger una señal directamente del proveedor de contenido (Netflix, por ejemplo). Esto puede parecer un punto sutil, pero la duplicación de pantalla verdadera requiere dispositivos de conexión en cadena juntos y a menudo resulta en una experiencia deficiente.

Controlar Chromecast es tan fácil como lo hace cualquier aplicación. Por ejemplo, en Netflix, todo lo que tiene que hacer es abrir el contenido que desea ver en tu dispositivo, presionar el botón transmitir y esperar a que su contenido multimedia aparezca en su televisor. Desde allí, puede pausar, reproducir, avanzar rápidamente, rebobinar y ajustar el volumen a través de su teléfono. El proceso es tan sencillo ahora como lo fue cuando debutó el Chromecast, pero ahora también es bastante más rápido.

 

Especificaciones

  • Salida: Compatible con HDMI y el control de productos electrónicos de consumo (Consumer Electronics Control, CEC)
  • Resolución máxima de salida de video: 1080p
  • Dimensiones:
    • Dispositivo: 51.9 mm × 51.9 mm × 13.8 mm (sin incluir cables ni accesorios)
    • Paquete: 140 mm × 44 mm × 114 mm
    • Cable de alimentación: 1.75 m (69 in)
  • Puertos y conectores:
    • HDMI
    • Micro-USB
  • Color: Grafito y Pizarra
  • Peso: 40 g (0.088 lb)
  • Estándares de conexión inalámbrica: Wi-Fi 802.11 b/g/n/ac (2.4 GHz/5 GHz)
  • Seguridad de conexión inalámbrica: WEP, WPA/WPA2
  • Alimentación: fuente de alimentación de 5 V, 1 A

 

Conclusión

En definitiva una buena opción para todo aquel que busque una interfaz simple y el que odie estar luchando con los sistemas operativos complejos e instalaciones de apps que a veces son molestas. Esta versión se siente muy rápida no cambia estéticamente con el anterior extrañamos el imán de atrás pero de todas formas nos ingeniamos para no extrañarlo, en fin una buena compra y más si tenemos varios miembros de la familia que lo utilicen porque es muy fácil transmitir.