MI CRÍTICA AL LIBRO “VÉNDELE A LA MENTE, NO A LA GENTE” – Capítulo 10. Proyecto 365

Me gustaría decir que el libro de Neuromarketing: “Véndele a la mente, No a la gente” de Jürgen Klaric, llegó a mi mesa de cabecera por la insaciable búsqueda del conocimiento. Sin embargo no fue así, un día mientras estaba con mi hija de 5 años en una plaza comercial, llena de espacios abiertos y áreas de juegos para niños; pasamos frente a una librería con un gran catálogo de libros que llamaron la atención de mi hija y me dice que quiere uno. Entramos, va directo al que vio desde la ventana y me dice “papá quiero este”. Un libro con unas ilustraciones hermosas, alegremente me presto a pagar y entonces ella me pregunta “¿Y el tuyo papá?”, mirándome fijamente con sus grandes ojos cafés. Obviamente si utiliza esas tácticas de venta tan despiadada, caes, así que riéndome le dije “voy a tomar el primer libro de Marketing que vea”.

Charlatanes modernos

Hoy en día yo me muestro muy escéptico con la información que consumo, existen miles de coaches, que te dicen cómo hacerte millonario, sin ellos serlo; que te venden cómo ser emprendedores sin realmente nunca haber montado una empresa. Y hasta el momento que compré el libro, lo que conocía de Jürgen Klaric era que las opiniones sobre su sistema de neuromarketing estaban muy polarizadas. Unos por un lado lo siguen con una fe casi sectaria y otros creen que es uno de los muchos charlatanes modernos.

A la fecha no puedo dar certeza que sea uno u otro, pero el libro al menos me ha permitido entender, porque muchas personas lo siguen. Pude sentir el amplio conocimiento del mundo del marketing que tiene Klaric, lo que le permite desmenuzar tanto el tema que lo hace muy digerible.

Un libro, dos partes

Parte 1 – Capítulo 1

Mientras estuve leyendo estos dos capítulos no me sentí a gusto, creí que estaba leyendo un panfleto publicitario sobre el Neuromarketing. Al punto que este libro estuvo descansando en mi mesa de noche por dos meses. No digo que parte de la información no fuera útil, quizá se esforzó mucho en justificarse y creo que no era necesario.

Parte 2

Este libro está bueno. Usualmente a los libros les doy segundas oportunidades, quién sabe si lo mejor está por venir. Si hablo de normalidad, lo que hago en estos casos es dar una rápida ojeada para entrar en contexto, pero con la experiencia previa decidí partir en seco del Capítulo 2 y comenzó con fuerza:

La gente no sabe por qué compra las cosas, pero eso sí, siempre quiere parecer inteligente, por lo que necesita justificar de forma racional sus decisiones, ante sí y ante los demás.

Jürgen Klaric

Volvamos al inicio de nuestra historia. Yo entro a una librería y no voy a comprar un libro, no era mi intención, no quería hacerlo, sin embargo el hecho de que mi hija me pidiera un libro para mí… por un lado compré ese libro por la emoción de felicidad de compartir una afición con mi hija y por otro lado el instinto de supervivencia, sí supervivencia. Es que de esa forma en mi subconsciente le estoy diciendo a mi hija invierte en tu educación para valerte por ti misma. Entonces ¿cómo justifique racionalmente mi decisión? «Vamos a ver si ese tal Jürgen Klaric es un charlatán del Neuromarketing».

Algo que me gustó en este libro fue que en muchas partes se mostró políticamente incorrecto al tocar temas de cómo funciona el cerebro del hombre y de la mujer. En cierto punto nos hemos desenfocado con esto de la igualdad, cuando las diferencias físicas y culturales nos enriquecen a la sociedad. No podemos vender a todas las personas de igual manera si somos tan diferentes como nuestras huellas digitales. Al menos ese toque transgresor y políticamente incorrecto llamó mi atención y lo agradecí como lector.

Seguramente leeré este libro otra vez, tomaré notas y pondré puntos en práctica. De este libro me llevo una enseñanza:

Y es que no importa que el motivo para conocer de algo sea el incorrecto, pero si le damos la oportunidad puede que nos encontremos con una joya.

Bairon Camarena

PROYECTO 365

 

Centro de preferencias de privacidad

A %d blogueros les gusta esto: