EN EL INICIO DEL PROYECTO ESTÁ EL SECRETO – Capítulo 12. Proyecto 365

Mucho antes que iniciara este proyecto, tenía unas ganas enormes de escribir. Un día como cualquiera ese deseo se convirtió en acción y tomé lo primero que se me vino a la mente. En esos días en mi oficina teníamos un cliente al cuál le ofrecimos realizar la gerencia de proyecto, nos dijo que no, que no tenía presupuesto, pero que podíamos realizar inspecciones. Meses después el proyecto fue de mal en peor. De eso escribí y lo titulé “En el inicio del proyecto está el secreto”. Creo que han pasado dos años, hoy haciendo un poco de limpieza de archivos me lo encuentro. De este escrito y experiencia hay algunas notas válidas para compartir.

En el inicio está la salsa

¿Cuál fue el primer fallo de mi cliente? Aunque suene arrogante, fue no contratarnos como gerentes para ese proyecto y explico cuáles son las razones. El dueño del proyecto era la primera vez que llevaba uno de ese calibre y características, no realizó un concurso para analizar ofertas, no desarrolló un presupuesto base ni una planificación con la que cotejar ofertas. De hecho, hasta desarrolló un business plan con información incorrecta de costos.

Este es un escenario típico donde se necesitas una empresa de gerencia de proyectos o como mínimo contratar a un gerente experimentado para llevar el proyecto dentro de la organización.

El éxito o fracaso de los proyectos parten de la planificación. Y en esos casos, a menos que tengas mucha experiencia en el tema, es mejor asesorarse con profesionales. El secreto está en Invertir en profesionales idóneos maximiza las posibilidades de ganar dinero, lo demás es una lotería

¡Pero yo realicé hasta 3 cotizaciones!

Me he topado casos donde me dicen yo realicé 3 cotizaciones, bla, bla, bla y al final el que elegí resultó ser “un bluff”. Pero yo digo “no es una cuestión de cotizaciones, es un asunto de criterio”.

¿Cuál fue el criterio por el que elegiste ese proveedor bluff: dinero, capacidad crediticia, capacidad financiera, experiencia? ¿Cuáles métricas usaste para decantarse por ese proveedor?¿Se analizó si era capaz de realizar una planificación del trabajo que según él estaba capacitado a realizar?

Lo que siempre le recomiendo a mis posibles clientes, me contraten o no, es que realicen un presupuesto y planificación base por un consultor externo e independiente. Nada te garantiza el éxito al 100%, pero seguro que con esto nos equivocamos mucho menos. Yo tengo una máxima “antes de comprar y antes de comparar, ya debo saber lo que cuesta”.

 

PROYECTO 365