Hoy en día está muy de moda el término “Finanzas Personales” y cada vez son más las personas educándose y buscando información del tema. Yo empecé posiblemente igual que la mayoría, después de ver que mis cuentas no llegaban a final de mes y dependía de pequeños préstamos que lo único que hacían era que el próximo mes fuera más difícil de cumplir y así convertirse en un círculo vicioso.

A pesar de tener experiencia elaborando y manejando presupuestos para el sector de la construcción, en mi vida personal las finanzas eran un desastre o en termino más técnico era “inviable”. Así que sin esperar la varita mágica o el milagro que desapareciera mis deudas, decidí tomar conciencia de lo que hacía con mi dinero y entender porque no llegaba a final de mes.

Usa la herramienta correcta

Yo usaba unos cuadros muy organizados en Excel, pero era tedioso llevar el control de mis gastos, los apuntaba en una libreta para después ingresarlos al cuadro, y sucedía que muchas veces olvidaba apuntarlos o no los pasaba al cuadro de Excel, por lo que la información que manejaba era falsa o incompleta, necesitaba algo más a la mano, que acortara el proceso de anotar mis ingresos y gastos, algo mas en tiempo real. Y en ese momento entendí que lo que me funcionaba a mí era una app de gestión del dinero.

Y ahora ¿Cuál uso?

Cuando pones en el buscador las mejores apps de finanzas aparece un buffet de opciones inmenso y no sabes cuál es la que mejor te funciona. Desde lo más básico que no pasa de ser una calculadora hasta apps que se vinculan con tus cuentas de banco, es un mundo.
Después varios ensayos y errores probando apps, ahora te daré las características que debes tomar en cuenta a la hora de decidirte por uno:

  1. Mientras más sencillo mejor. Que sea de fácil uso y puedas entender rápidamente todas las funciones. Yo tengo una regla de oro “si no lo sé usar en 15 minutos, no me sirve”.
  2. Que sea visual. Cuando registres tus gastos es valioso que puedas organizarlos rápidamente, identificándolo visualmente. Que tenga gráficos que, al mirarlas, en segundos, entiendas como estas utilizando el dinero.
  3. Todo en uno. Es importante que puedas hacer el presupuesto y una vez vayas anotando y organizando tus gastos la app pueda avisarte si estás pasándote del mismo.
  4. Empieza por la versión gratuita. Hay muchas que te permiten muchas funciones de forma gratis y tienes que pagar por las funciones “Premium” o “Gold”. Lo mejor es probarlos un par de meses antes de hacer la compra.
  5. Metas financieras: Existen apps que te ayudan a planear metas como ese paseo a Volcán que no has hecho, por fin cambiar a un TV Smart, etc. Y le puedes dar fecha y seguimiento a tus planes.
  6. Crear una cuenta y mantener tu información: Te recomiendo apps en las que en caso de perder el móvil o se desconfigure, puedas recuperar tu información financiera rápidamente.
  7. Vincular imagen: Hay varias apps que te permiten tomar la foto y vincularla al registro, esto es útil si no quieres estar registrando los gastos en lugares públicos. De igual forma tendrás que registrarlo manualmente para el sistema calcule, pero ya lo puedes hacer en un lugar más privado.

Finalmente, ¿qué app de finanzas personales te recomiendo?

Ciertamente hay muchas opciones en el mercado que van a cumplir con tus necesidades, yo te puedo recomendar dos que cumplieron con las mias y me hicieron la vida mas facil, la primera se llama Monefy – Gestor de dinero, es sencilla, practica y muy visual; La segunda es Mobills – finanzas personales, con funciones para controlar tus tarjetas de credito y manejo muy intuitivo.

En definitiva tienes que entender que el app no va a hacer el trabajo por ti, pero si te va a dar información valiosa para tomar mejores decisiones.

Autor:
Eduardo Gómez – arquitecto y gerente de proyectos apasionado por las finanzas personales.