3 formas estúpidas de botar talento – Capítulo 39. Proyecto 365

De los creadores de “No todo el talento se alinea a tu organización” te traemos un listado de los 3 errores que seguramente sabemos, pero que cometemos o hemos vivido.

Prejuzgar y encasillar

Esta historia es la de una amiga que estuvo trabajando por dos años llenando hojas de excel en una empresa de gerencia de proyectos. Antes de trabajar en esa empresa, dirigía proyectos de interiorismo residencial de alto perfil, con clientes súper exigentes.

Ella tenía que manejar contratistas mañosos, ya que eran especialistas; realizaba la planificación de los trabajos, llevaba las cuentas de avance, inspeccionaba, coordinaba la entrega e instalación de materiales super finos. En fin todas las funciones de un gerente de proyectos, pero por razones económicas cambia de trabajo.

Desde el día uno, el dueño de la empresa a la que fue, la encasilló como decoradora, aunque tenía un master en Gerencia de Proyectos y mucha experiencia de campo. Así que le dieron asignaciones de PM Junior, esperando que le dieran una oportunidad para demostrar su talento. Oportunidad que nunca llegó y renunció.

Utilizar a la persona en un perfil equivocado

Esta es la historia de una chica que fue contratada como analista de calidad senior, tal como dictaba su perfil, estaba trabajando de lo que sabía. Realizaba pruebas a los software para asegurar que cumpliera los requisitos del cliente.

Pero sale un proyecto que requiere una persona bilingüe, pero no es su área de experiencia. Como ella es bilingüe le asignaron ese proyecto, hasta que terminó. Pero una vez terminado la colocan a hacer marketing ya que el puesto de analista de calidad estaba ocupado por un pasante.

La empresa en vez de hacer inmediatamente el switch de posiciones, tienen una persona que apenas tiene conocimiento básico haciendo el trabajo de un senior, teniendo uno capacitado con experiencia dentro de la organización.

Falta de reconocimiento

La última historia es quizás con la que más podamos empatizar ya que casi todos hemos pasado en algún momento similar. Esta es la historia de un ingeniero en sistemas de una gran empresa, inicia como todo el mundo o la mayoría, desde abajo.

Este ingeniero, me cuenta que antes de llegar a esa empresa, su especialidad era base de datos ya que a esa era la línea de su antiguo trabajo.

Un dia se entera que hay un problema recurrente en la de base de datos, todos los días se apagaba a la misma hora y no encontraban el error, este era un proyecto manejado por consultores, entonces él interviene, dice que se puede hacer y que esto puede ahorrar dinero. Pero no le hacen caso, un día ya cansado de ver que no daban pie con bola, el ingeniero ejecuta el procedimiento, sale al recate y salva el día . ¿Qué pasó después de eso? NADA, de hecho hasta otro equipo se llevó el crédito de su logro. Obviamente la motivación cayó de ahí en adelante hasta el día que decidió marcharse.

Estas tres historias increíblemente son reales, cuando he hablado con gente de recursos humanos me dice que si es importante escoger el talento y que el perfil de la persona se alinee con las expectativas que requiere el trabajo, pero retener el talento es aún más importante.

 

PROYECTO 365