El 27 de enero de 1880, Thomas Edison recibe la patente No. 223898 referente a una bombilla eléctrica para dar luz por incandescencia. Con sus 40 horas de duración, fue la primera bombilla comercialmente viable.

La Bombilla eléctrica

La creación de la primera lámpara o bombilla eléctrica incandescente la creo Heinrich Göbel. El 27 de enero de 1880 le fue concedida la patente, con el número 223898. Otros inventores también habían desarrollado modelos que funcionaban en laboratorio, incluyendo a Joseph Swan, Henry Woodward, Mathew Evans, James Bowman Lindsay, William Sawyer y Humphry Davy. Cabe mencionar que el alemán, Heinrich Göbel ya había registrado su propia bombilla incandescente en 1855, mucho antes que Thomas A. Edison. 

Tiempo después, pero siempre antes que a Edison, el 11 de julio de 1874 se le concedió al ingeniero ruso Aleksandr Lodygin la patente nº 1619 por una bombilla incandescente. El inventor ruso utilizó un filamento de carbono.

Las tres principales categorías de luces eléctricas son: las lámparas incandescentes, que producen luz por un filamento calentado por la corriente eléctrica; las lámparas de descarga de gas que producen luz mediante un arco eléctrico a través de un gas; y por último, las lámparas LED que producen luz por un flujo de electrones a través de la brecha de banda en un semiconductor.

La lámpara o bombilla eléctrica es uno de los inventos más utilizados por el hombre desde su creación hasta la fecha.

En 1880, Thomas Edison se asocia con J.P. Morgan para fundar la General Electric.