La chica que soñaba: Si te gusta la tecnología querrás saber de qué trata esta obra. Iniciaré por contarte que, aunque muchos no lo sepan, la palabra robot se utilizó por primera vez, hace cien años (1920) en la obra «Los Robots Universales de Rossum», escrita por el dramaturgo checo Karel Capek.

Un escritor se inspiró en el término checo “Robota” que se refiere a “trabajo duro” y creó esta palabra. De allí en adelante otros lo utilizaron y se hizo mundialmente conocida ¿Interesante dato, cierto?

Y aunque la trama de esa obra es un poco friki, y es ficción pura, porque el hombre fabricó un robot y el robot mató a su creador, marcó el inicio de un pensamiento creador que abrió los ojos de los científicos.

Ya lo sabes, el origen de la idea de hacer robots vino del arte, entonces no debería parecer tan raro que la tecnología y el arte se complementen y viceversa. La chica que soñaba

La obra de teatro “La chica que soñaba” se pone en escena en Madrid con motivo del 8 de marzo para visibilizar a las mujeres y en palabras de su protagonista Concha Monje, doctora e investigadora en Robótica y Control de Sistemas en RoboticsLab de la Universidad Carlos III de Madrid y autoridad mundial, invita a todo el público madrileño para que acuda al teatro a reflexionar sobre la necesidad que tenemos las mujeres de seguir soñando con lo que nos de la gana, y atrevernos con las carreras tecnológicas y ¿por qué no? aprender a crear robots.

La Chica Que SoñabaConociendo a Concha Monje La chica que soñaba

Una mujer que está clara de que el futuro ya está aquí y reflexiona al respecto diciendo que: «Las máquinas van a decidir por nosotros y sin tecnólogas (mujeres en tecnología), la mitad de la humanidad va a quedarse sin tomar decisiones. La representación femenina es esencial».

Aunque la experta sabe que pasarán muchos antes de que los robots tengan inteligencia general y la empatía que caracterizan a los seres humanos, no se detiene a esperar que otros se involucren, lo hace desde ya. Ejemplo que debemos seguir las mujeres en otras latitudes.

Profesionalmente, ha colaborado con centros de investigación de Estados Unidos, Francia y Alemania. Actualmente dirige varios proyectos sobre el desarrollo de robots asistenciales. Su mayor logro, en el que trabaja hace más de diez años es TEO, un robot humanoide bípedo, de tamaño y peso humano, concebido como un robot asistencial para mejorar la calidad de vida de las personas.

Gracias a la investigación y el desarrollo de Teo, ha obtenido varios reconocimientos, como el Premio Ada Byron de la Universidad de Deusto en 2019; el Premio de Excelencia a la Investigación de la Universidad Carlos III de Madrid en 2018; el Premio Mujer y Tecnología de la Fundación Orange en 2018, el Premio a la Mejor Científica Contemporánea-Selección Española de Ciencia en 2017 y otros.

El robot es mi compañero, me ayuda, pero no me sustituye

Concha Monje

La chica que soñaba es el título de la obra de teatro basada en la biografía de Concha Monje y se presenta del 6 al 15 de marzo de 2020. Es un teatro foro, es decir, que no es la típica obra donde solo eres un espectador estático, el público puede intervenir en el curso de la obra, pararse y participar, cambiar la trama.

La obra pretende retratar situaciones de la vida cotidiana de mujeres que quieren ascender a puestos de trabajo importantes; los espectadores podrán interactuar con lo que sucede en la obra si consideran que ocurre una injusticia

Concha Monje

Definitivamente que las siglas STEAM van más allá del acrónimo cuando mujeres valientes se atreven a participar de iniciativas de ciencias, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas.