Akio Morita nace el 26 de enero de 1921 en Nagoya, Japón. Fallece el 3 de octubre de 1999 a causa de neumonía. Fue un físico y empresario japonés, cofundador de Sony.

Su familia estuvo involucrada en la fabricación de sake, miso y salsa de soja. Era el mayor de cuatro hermanos y su padre, Kyuzaemon, lo entrenó a él desde niño para hacerse cargo del negocio familiar. Sin embargo, Akio encontró su verdadera vocación en matemáticas y física.

Fue un estudiante brillante, amante de la cultura occidental en general y de la música clásica en particular.

Desde niño tuvo fascinación por los artefactos electrónicos y prestaba especial atención al funcionamiento de los fonógrafos. Se gradúo de la Universidad Imperial de Osaka en 1944 con un título en física.

Más tarde se alistó en el ejército del Imperio Japonés durante la Segunda Guerra Mundial, sirviendo como subteniente. Allí conoció a Masaru Ibuka con quien se reencontró tras el final del conflicto uniéndose a él en la nueva empresa que este intentaba organizar.

El 7 de mayo de 1946 Ibuka funda Tokyo Telecommunications Engineering Corporation, la misma que años después pasaría a llamarse Sony. Ibuka tenía 38 años. Morita, de 25 años de edad, se unió a Tokyo Tsushin Kogyo Kabushiki Kaisha poco después de su creación. La familia de Morita invirtió en Sony durante el período inicial, colocándolo como el mayor accionista.

En 1958, Morita e Ibuka decidieron cambiar el nombre de su compañía a Sony, derivada de «sonus», latín para “sonido”. Juntos desarrollaron productos tan célebres como el primer radio de transistores comercial, los televisores Trinitron, las videograbadoras caseras (Betamax) y el Walkman.

En 1986 publica su autobiografía titulada Made in Japan.

Fue condecorado con la Medalla Albert, otorgada por la Sociedad Real de Artes del Reino Unido. Fue el primer japonés en recibir este honor. Dos años más tarde recibió la Orden Nacional de la Legión de Honor, y en 1991 fue nombrado miembro de la Orden del Tesoro Sagrado, por el Emperador de Japón.