El 24 de marzo de 1956, nace Steven Anthony «Steve» Ballmer. Empresario estadounidense, quien fue CEO de Microsoft desde enero de 2000 hasta febrero de 2014. Adicional, es el propietario actual del equipo de la NBA, Los Angeles Clippers.

A partir de 2015, su fortuna personal se estimó en USD18MM. Entrando en la clasificación número 35 en la lista Forbes 400. Sin embargo, desde octubre de 2018 esta se eleva a un estimado de USD42.4MM. Ubicando a Ballmer como la 18va persona más rica del mundo.

Ballmer y Microsoft

Ballmer fue contratado por Bill Gates en Microsoft en 1980 después de abandonar la Universidad de Stanford. Finalmente se convirtió en Presidente en 1998 y reemplazó a Gates como Director Ejecutivo en 2000.

Durante el ejercicio de su mandato ejecutivo realizó varios cambios en Microsoft. La renovación de la plataforma móvil con Windows Phone; la reconversión de Windows en una versión adaptada a las pantallas táctiles.

En 2012 la revista Forbes lo clasificó como el primero dentro de los 5 peores directores ejecutivos a nivel mundial. Debido a su incompetencia para dirigir la compañía y por los errores que cometió.

El 23 de agosto de 2013, se anunció que iba a dimitir como CEO de Microsoft dentro de los 12 meses. El 4 de febrero de 2014, Ballmer se retiró como Director Ejecutivo y fue sucedido por Satya Nadella. Renunció a la Junta Directiva el 19 de agosto de 2014 para prepararse para enseñar una nueva clase. 

El 29 de mayo de 2014, Ballmer realizó una oferta de $ 2 mil millones para comprar Los Angeles Clippers de la NBA luego de que el comisionado de la NBA Adam Silver forzara a Donald Sterling a vender el equipo.

Se convirtió oficialmente en el propietario de los Clippers el 12 de agosto de 2014; El cofundador de Microsoft, Paul Allen, era uno de los dueños de la NBA, siendo el propietario de los Portland Trail Blazers desde 1988.

Su época como CEO de Microsoft ha sido vista como mixta, con críticos que señalan que la compañía triplicó las ventas y duplicó las ganancias, pero perdió su dominio en el mercado y perdió las tendencias tecnológicas del siglo 21.