El Deep Learning es un conjunto de algoritmos o instrucciones que buscan encontrar abstracciones de los datos. Pueden ser a través de imágenes de rostros humanos, sonidos de animales o las fluctuaciones en la bolsa. Esta disciplina conforma parte de una rama conocida como Machine Learning en la cual se «entrena» un computador para que encuentre las respuestas a las preguntas.

¿Cómo funciona?

Se utilizan una serie de capas neuronales, tal como en el cerebro. Cada capa se encarga de extraer y transformar los datos que se le introduzca. Estas son apiladas una detrás de la otra, lo que permite a cada una encargarse de abstraer diferentes niveles. Un ejemplo es para el reconocimiento de un rostro en una imagen: las primeras capas reconocen los bordes en la figura, posteriormente partes del cuerpo como los ojos o la nariz y por último el rostro en sí.

La definición de una capa para el computador es más que una matriz de números. Se utiliza para hacer operaciones matemáticas y donde lo que se busca es una respuesta numérica basada en los datos que se introducen, al final todo es matemática. El truco está en encontrar la mejor combinación de números en las capas para lograr siempre la respuesta correcta.

Si vemos, es un concepto interesante. Utilizar operaciones matemáticas para lograr lo que un cerebro humano hace de manera natural.

Deep Learning es una tecnología que brindará muchas herramientas, debemos generar profesionales en la materia si queremos ser competitivos con el mundo.

Países como China, Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Alemania, Francia y Japón están invirtiendo en investigación. A la vez que grandes empresas como Google, Tesla, Amazon, Netflix y Facebook están generando productos que nos benefician cada día, aún sin darnos cuenta. Todo esto es una realidad de que no muchos tienen presente.

Carlos Quintero